¿QUIÉN SOY?

En esta entrada tan personal y que he dejado para el final, ya que me cuesta más hablar de mi que de lo que hago, pero que creo que es necesario para que sepáis quien soy y porque me he adentrado en esta aventura.
 
Me llamo Jorge Ramón Travieso, nací en Cubillos del Sil (El Bierzo, León) en mayo de 1984 y, desde pequeño, he sido un apasionado de la montaña y la naturaleza.
En 2002 inicié mis estudios universitarios en la Universidad de León cursando la Licenciatura en Ciencias Ambientales, al finalizar la carrera me trasladé a Madrid, en donde cursé el Máster en Restauración de Ecosistemas. Durante estos 7 años de estudios universitarios tuve la suerte de, además de adquirir una formación especializada en un ámbito que me encanta, poder viajar por unos cuantos lugares del mundo que me llenaron de experiencias y anécdotas.

Tras este periplo de mi vida regresé a mi pueblo natal para trabajar en restauración de zonas afectadas por minería de carbón, algo de lo que le sobra a la comarca de El Bierzo. El proyecto duró 4 años en los que aprendí un montón técnicamente, pero también de la situación social que vive la comarca. Una zona excesivamente ligada al carbón y que, con el abandono de esta actividad se está empobreciendo y despoblando a pasos agigantados. Y es que no se ha generado alternativa alguna al carbón, que pueda absorber a toda esa población activa que ocupaba antes la minería. 

En 2013, por razones políticas y económicas, se decidió abandonar el proyecto de restauración y, es entonces, cuando me reconvertí a técnico de vivero y empecé mi acercamiento al mundo de la castañicultura.
Este trabajo me hizo entender un poco más el mundo forestal y agrícola de la comarca de El Bierzo, sector extremadamente envejecido, minifundista, infravalorado, reducido a agricultura de subsistencia, pero que, bajo mi punto de vista, con grandes oportunidades y expectativas de futuro, siempre y cuando empiece a haber un poco de organización, planificación e involucración por parte de la gente joven (población más afectada por la falta de expectativas) para que se pueda convertir en un sector importante en la Comarca que palie un poco ese vacío laboral que ha dejado la minería. Al final, de lo que se trata es de aprovechar los recursos de los que dispones, ni más ni menos, y nosotros en El Bierzo, lo que tenemos son unas condiciones climáticas, edáficas, hídricas excelentes para general una industria agroalimentaria potente, solo nos falta capacidad de organización y colaboración.

Tras este texto, creo que ahora se puede entender mejor porque he empezado a recuperar un soto de castaños de más de 200 años, que abandonaron mis abuelos hace 20 años por que físicamente ya no podían cuidarlo, y que estaba destinado a ser pasto de las llamas o una continuación del cultivo de pino en el que se ha convertido todo el monte que rodea a Cubillos del Sil.

Además de lograr que mi abuelos vuelvan a ver el soto otra vez en producción y la ilusión de recuperar el entorno que conocí cuando era niño, mi objetivo es que con mi actuación se empiecen a animar los dueños de las fincas colindantes (también con castaños) y vean que es posible recuperar castaños que ya se daban por perdidos, que es una actividad que merece la pena y que, con colaboración y organización entre todos se puede dar fuerza a un sector que puede llegar a ser rentable y dar trabajo a mucha gente. En definitiva, poner mi granito de arena en la consolidación de un sector con un alto potencial en la comarca de El Bierzo.